miércoles, 6 de marzo de 2013

ENTRETENNOS, LUIS


Una de las propiedades que tiene el futuro es que hasta que no llega nos pertenece por completo, es tan agradecido y maleable que podemos hacer de él lo que queramos. Y en estos momentos hay un determinado futuro a corto plazo que todavía encaja dentro de la esfera de lo físicamente posible y que a los monos, de perdidos al río, no nos molestaría en absoluto que ocurriese. El motivo no es otro que dotar a la realidad de unos anclajes narrativos más ricos, escapar de la monotonía que suele depararnos y, ya de paso, generar personajes complejos a partir de los cuales fabular y, en resumen, alegrar nuestros intelectos. La cuestión es que ahora mismo aún estamos a tiempo de que suceda. Nos referimos a la posibilidad de que nuestro ídolo del momento, Luis Bárcenas, se dé a la fuga. Así de sencillo. Que se largue, que se la pire. Y es que, veamos, si algo hemos aprendido durante las últimas décadas acerca de cómo funciona la justicia en este país es, precisamente, que no resulta difícil predecir el futuro. Si todo sigue sus cauces habituales, la cosa, en cinco sencillos pasos, va a ser como sigue: a) le echarán la culpa de todo a él, b) caerá algún otro politiquillo de segunda fila, c) entonces se darán cuenta de que habrán prescrito la mayoría de delitos, d) después surgirá algún problema de forma que rebajará aún más las penas y encima, para cuando ya no nos acordemos de esto e independientemente de quien gobierne, e) habrá un indulto de tapadillo y pelillos a la mar. No pasará nada. Lo que, además de dudosamente justo sería un aburrimiento total, vamos. Por eso desde esta humilde tribuna queremos animar al bueno de Luis a que se fugue. A que eleve el nivel del entretenimiento catódico. A que se permita el lujo de pasar a la historia como un tipo, además de corrupto (calificativo difícil de quitarse de encima pero que además tampoco resulta tan distintivo por aquí), como alguien con sentido del espectáculo. A que asuma su condición de estrella del rocanrol y obre en consecuencia. A que permita que los telefilmes que Telecinco encargará en breve sobre su historia puedan contener persecuciones de coches descapotables conducidos por tipos musculosos o escenas lésbicas en escenarios exóticos. A que, puestos a imaginar, se lleve con él a Urdangarín y se adentren juntos en el Amazonas vestidos de Coronel Tapioca para enrolarse en una de esas tribus no contactadas. Y que Luis se ofrezca a llevar las cuentas de la tribu e Iñaki se case con la hija del chamán. Bueno, esto último igual sería otra clase de película, pero ya nos entienden.  

[columna publicada el 06/03/2013  en el diario Levante]


5 comentarios:

Con la Chufi hemos topado amigo Sancho dijo...

Otras cosas entretenidas que podría hacer Luis son: 1-que el PSOE pague la cláusula de rescisión al PP y lo fiche, como hizo Florentino con Figo. 2-que escriba un libro. 3-que participe en la próxima temporada de "Supervivientes". 4-que presente un programa televisivo de "bricolaje". 5-que se vista de superman. 6-Que lo entrevisten desnudo dentro de una bañera.

Doctor Dédalo dijo...

pues lo de participar en supervivientes no lo descartes, amigo chufi, ese tío es un luis de la jungla total

Asesino Cosmico dijo...

los pasos del señor chufi molan más, pero yo creo que los de los monos son más tristemenete factibles. ya puestos, no estaría mal que se montase un partido como el de cascos, o una banda de nu metal, o una gestoría.

spi ju dijo...

La gente pregunta, que es un RocknRolla? ...y yo les digo que no tiene nada que ver con ser corrupto, especular ni casarse con infantas … no no, es mucho más que eso amigo mío.
A todos nos gusta la buena vida. A unos el dinero, a otros las infantas , a otros el sexo, el glamour o la fama.
Pero un RocknRolla es diferente. ¿Por qué? Porque un autentico RocknRolla… quiere el pack completo

Doctor Dédalo dijo...

sería correcto decir "me compré un par de mitshubisis y me puse todo rockanrolla?"